En el último post de decoración de este año os contaremos un poco más sobre la decoración boho chic , que podriamos definir en unas pocas palabras: color y mucho color.  La mezcla de textiles y el color es lo que definen el estilo bohemio, propio de las personalidades libres y apasionadas.

¿Qué ventajas tiene decantarse por este tipo de decoración? La principal es que en este estilo se pueden aunar varios tipos de decoración y podemos hacerlo a nuestro gusto sin tener que seguir un patrón, aunque nos recuerda un poco a la epoca hippie, estilo vintage o étnico; la base es la combinación de estampados y texturas de manera creativa. Es un viaje en el tiempo a otras épocas, a la decada de los 60s y 70s.

Características del estilo boho chic

Los colores son la principal característica: se aconseja tener una base neutra o de color blanco, ya que al introducir mucho colorido en los complementos podemos crear un ambiente desmasiado cargado. La naturaleza está presente en este estilo, por lo que los tonos tierra, los colores suaves y el verde y el azul son imprescindibles.

Las flores y plantas son protagonistas también en estas decoraciones, y se pueden incluir como estampados de cojines, en jarrones, cuadros… pero seguro que quedará más bonito si las incluimos como centros florales, bien sean naturales o artificiales.

Si te agobia tanto colorido para toda la casa, siempre puedes optar por una sola estancia ¿que te parece un salón boho chic? Para decorarlo, podemos emplear recuerdos de nuestros viajes, y así tenemos una excusa para traernos elementos decorativos cuando viajemos por el mundo, comprados en ferias de artesania o mercados.

Los textiles más usados son los estampados étnicos, de motivos geométricos, aunque también los decorados con flores, tanto en estampados como en bordados. Si apostamos por las telas artesanales sería lo ideal.

Como decoración en sí, ¿qué os parece un asiento fijado al techo para crear una zona de relajación o de lectura? Lo mismo podemos hacer con las plantas, colgarlas de la pared con macramé o crochet o ponerlas en un aparador. También podemos adornar con  una planta grande algun rincón del salón.

Los espejos o cuadros con marcos labrados, colgados o apoyados en la pared, ayudará a crear un ambiente más informal.  También son elementos decorativos las típicas máscaras africanas, los platos de cerámica o atrapasueños para la pared; candelabros o piezas de mental antiguas para los aparadores, así como piezas de vidrio o libros antiguos.

Otro elemento indispensable para este tipo de decoración son los cojines largos o pufs, que buscan en el confort de una manera sencilla.

Por último, para darle un toque especial al salón, podemos poner alguna pieza especial como un mueble pintado, aunque valdría cualquier tipo de mueble, siempre que la composición tenga equilibrio. Son un acierto seguro los muebles de madera robusta con aspecto antiguo o desgastado, los de forja y mimbre y los tapizados en terciopelo.

¿Te apuntas a esta tendencia o es demasiado colorida para tu casa?

Show CommentsClose Comments

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.