Inicio Personal Claves para elegir una silla de paseo

Claves para elegir una silla de paseo

por Noelia
3 comentarios

Tanto Lara como yo hemos dejado atrás la época de las sillas de paso con Lucas y Leia. No es de esas fases en las que dices “por fin la hemos superado” porque durante mucho tiempo después eché de menos la comodidad de la silla cuando empiezan a estar algo cansados, para llevar sus cosas y las mías y creo que algo clave en que la silla fuera una ayuda más que una molestia es que acerté plenamente al comprar el modelo y no me arrepentí ni un solo día de haber escogido ese.

Hoy fruto de la colaboración con la tienda online Sillasdepaseo.es  y basado en mi experiencia personal os cuento algunas claves para elegir una silla de paseo que encaje con vuestras necesidades por si os encontráis en plena búsqueda y captura.

Claves para elegir una silla de paseo

Recuerdo que cuando empecé a pensar en comprar me abrumó la cantidad de información técnica que tienen las sillas y la cantidad de modelos disponibles. Al final más que fijarte en esos datos me centré en las necesidades que quería cubrir y usé el descarte para dar con la adecuada.

1) Necesito una silla que quepa en el coche, en el ascensor y en casa. 

Esto para mí es lo básico. Cuando compré el carricoche no lo tuve demasiado en cuenta y pasé cinco meses levantando la silla a huevo por la escalera del portal para entrar por el ascensor, y maltratándola para que cupiera bien en el hueco. El típico “tira que libras” aplicado al tamaño del carricoche. Cuando llego el tiempo de la silla de paseo lo tuve clarísimo: tenía que poder subir y entrar sin ningún problema.

Así que si tienes dudas no lo hagas a ojo y mide el ascensor, si tienes algún giro estrecho para entrar en casa o en el portal mide que puedas girar sin problemas y mide que quepa en el maletero del coche – y si entra la compra después es un plus – .

Si el ascensor de casa es muy pequeño, entonces entramos en la categoría del plegado, que hablaré más adelante.

Esto aplica también donde vaya a estar el peque… por ejemplo si tiene que llevarla a la guardería y tiene un lugar específico o indicaciones para poder dejarla allí, o si los abuelos lo van a buscar en coche.

2) Quiero conducir la silla cómodamente y no deslomarme en el proceso.

La silla nos va acompañar durante al menos un par de años, a veces más, así que tenemos que estar cómodos conduciéndola y también hay que pensar que el peque cada vez va a pesar más con el paso del tiempo y por lo tanto contra más ligera sea la silla más fácil será para nosotros llevarlos. A veces, incluso después de dejar la etapa de la silla la podemos rescatar para las vacaciones, y si la cogemos ligera desde el principio no necesitaremos invertir en nuevas sillas.

En mi caso escogí una de 8 kg.

Moi es más alto que yo así que en nuestro caso escogimos una silla que tenía los mangos regulables en dos posiciones, una más alta que otra y así estábamos los dos igual de cómodos llevándola aunque yo fuera la conductora habitual.

3) Plegado rápido, fácil y que la reduzca a la mínima expresión.

Otra de las claves fundamentales para mí es el plegado. Tenía claro desde el principio que quería que plegara en paraguas porque en mi opinión es lo más cómodo ya que queda completamente recogida cuando vas en autobús, la dejas en la esquina de un restaurante, cuando vas en un ascensor estrecho… y que fuera un mecanismo sencillo de un par de pasos máximo para plegarla.

Si además escogéis un modelo en el que al estar plegada tiene estabilidad, que no se caiga ni se resbale ya es lo más.

4) Paso, trote y galope.

Saber dónde vas a utilizar la silla te ayudará también a determinar el modelo.

Si vas a usarla sólo por ciudad o es una silla que compras para las vacaciones o como apoyo para niños mayores entonces puedes escoger un modelo ligero, básico y sin demasiadas prestaciones. Pero si es tu silla principal, la que vas a comprar para el trote y galope, entonces necesitarás una silla algo más robusta y todoterreno.

En este sentido yo tuve en cuenta lo que parece una tontería pero no lo es tanto: que las ruedas girasen y no estuvieran fijas. Así es mucho más fácil esquivar -que lo harás un montón-, subir y bajar bordillos, escaleras, ir por caminos o sendas verdes y la silla aguanta como una campeona.

5) El peque va como un rey.

Lo he puesto el último no porque sea el menos importante – más bien es el principal- sino porque parece lógico pensar que todas las sillas están pensadas para que el peque vaya genial en ellas, pero lo cierto es que en la práctica no es así.

No todas las sillas sirven para los más pequeños. Uno de los factores clave es que sea reclinable, y que el respaldo sea rígido para sujetar la espalda. El modelo que yo escogí tenía cuatro posiciones, la última era completamente reclinado en horizontal lo que era perfecto para cuando son más peques y duermen la siesta porque van comodísimos.

En esta categoría está la seguridad, otro aspecto clave. Lo mejor es que para los más pequeños tengan un cinturón con varios puntos de anclaje, que las correas sean regulables y que puedan quitarse para dejar solo el cinturón cuando son más grandes. Y usarlo siempre… ya he visto a más de uno mayor pegarse la piña padre hacia delante por tropezar con la silla con el bordillo. El freno es un plus.

Una vez repasados estos cinco puntos básicos, el resto son accesorios que pueden hacerte la vida más o menos fácil y que ya entran dentro de los gustos personales o las necesidades adicionales que podáis tener.

¡Espero que os haya resultado una información útil! Este es el segundo post que dedicamos a las sillas de paseo: hace unas semanas os hablábamos de algunos consejos para viajar con ellas :)

PD. Si después de todo esto os preguntáis el modelo por el que me decidí: fue la MacLaren Techno XT, podéis verla en maclaren.es si tenéis interés.

También te recomendamos

3 comentarios

Anabel 24 agosto, 2015 - 10:54

Hola, interesante artículo, la verdad es que se muestra muy bien las bondades del producto, yo siempre valoro la comodidad y la seguridad frente a otros valores.

Gracias por la información,

Saludos,

Reply
Mon 16 septiembre, 2015 - 12:49

Cuanta razón tienes! Yo tengo dos hijos y acabe tan harta.de la silla de la primera que la vendí y cambie X otra al tener al pequeño. He de decir que no había modelos compactos reclinables la primera vez (solo rl de mclaren a un precio de escándalo,al menos en los sitios donde miré) opté por skyline de casualplay y era monisima pero atroz en comodidad. Solía usar el carro grande. (tb de casualplay y una maravilla) cuando compre la del niño (cosatto de paseo) triunfé,era cómoda para ambos,ligera,se plegaba genial,se adaptaba desde 0meses….si lo llego a saber antes no compro el carro,mira que te digo. Me dio hasta pena dejar de usarla. Y el estampado del monstruo era chulisimo jajajja.
Són grandes consejos los que dais. Si cometes un error lo pagas meses jajaja
Un saludo

Reply
Nuria 13 diciembre, 2017 - 14:12

Lo importante es el peque y, comonovatos que somos, cuando vamos a comprar una sillita de paseo no nos plateamos todas esas cuestiones que tú si has sacado a relucir aquí, muchas gracias porque ya tengo claras las ideas cuando me toque (dentro de poco) adquirirla

Reply

Dejar un comentario

* By using this form you agree with the storage and handling of your data by this website.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

En este blog usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Esperamos que estés de acuerdo, si no ¡esperamos volver a verte pronto! ¡Si, todo OK!