Ayer, repasando las novedades y hojeando libros me encontré con el libro “Los 4 hábitos de la gente delgada”, y después de leerlo de un tirón, decidí compartir con vosotras mi opinón sobre este método, aunque no tenga que ver mucho con la temática del blog.

¿Quién no ha hecho dieta alguna vez en su vida?

Bueno, quizá tengas la suerte de tener un metábolismo donde comas lo que comas no engordes, pero para el 95% de la población no es así, así que si nos pasamos un poco siempre aparecen los kilos que nosotras creemos que están de más.

Porque una cosa es los kilos que deseamos tener y otro es lo que es nuestro peso natural, donde podemos mantenerlos con una precisión de un 99,5% sin hacer nada especial, si comemos en relación a la energía que gastamos.

Si prefieres los libros electrónicos aquí tienes un recurso Premium → en Kindle Unlimited (Amazon) hay más de un millón de libros. Puedes probarlo gratis durante 30 días y leer todos los libros que quieras.

Un repaso a los 4 hábitos

En el libro Luis Navarro recorre los 4 hábitos, dedicando un sección del libro extensa para cada uno de ellos:

El primero de ellos pasará por reconciliarnos con nuestro cuerpo, aceptando cómo somos para querernos y no castigar nuestro cuerpo. La parte más chocante del libro es que nos recomienda no hacer dieta, nunca más. Romper con ese pensamiento es díficil pero sus argumentaciones tienen mucho sentido.

Cuando nos privamos de comer lo que nos gusta, y después de hacer sacrificios, nos recompensamos comiendo lo que nos gusta y ahí es donde entran en juego los atracones. También es difícil seguir una dieta y al final acabamos claudicando. Así que entramos en una espiral en donde es difícil salir: como para adelgazar, me premio, me doy atracones y me siento mal por comer de más.

El autor nos propone principalmente, desconectar del mundo cuando comemos, comiendo cosas que nos gusten, pero saboreando cada bocado, tomándonos el tiempo necesario, hasta que estemos saciados. Nos da unas pautas para saber cuando estamos saciados y también cuando tenemos hambre física de verdad o comemos sólo porque es la hora o nos dejamos llevar por nuestras emociones.

Los 4 hábitos de la gente delgada
Controlar las emociones es uno de los pilares de este método

La verdad es que, aunque he hecho dietas durante tiempo, al final acabas desgastándote mentalmente porque crees que la dieta es para siempre, y consiste en la privación. También hay una parte importante, las emociones. Cuando me estreso o tengo ansiedad siempre me apetece comer azúcar, o después de un mal día en el curro ¿porque no darse un capricho? Comer en sí no es malo, lo que es malo es abusar (como en todo).

Aunque el autor se respalda con númerosos estudios, puede parecer (o es) una seudo ciencia, controlar lo que comemos a través de mantener a raya nuestras emociones, pero creo que si su método funciona, deberíamos dejar a parte los prejuicios. Y pensar en las ventajas de no tener que realizar más dietas y poder estar agusto con nuestro cuerpo. Yo ya he empezado a intentar conocerme y conocer cuando como por hambre o porque toca. Os iré contando los resultados :)

Y si os animáis podéis comprar Los 4 hábitos de la gente delgada aquí.

¡Quiero saber tu opinión!

¿Has intentado hacer dieta alguna vez?

¡Envíanos tus comentarios!

Si te ha gustado el post y crees que a alguién más le puede interesar, compártelo en tus redes sociales

[Total:1    Promedio:4/5]
Mostrar comentariosClose Comments

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.