Hace unos meses os comentábamos en el blog la filosofía Zero Waste o Basura Cero y nuestros pequeños avances para intentar incorporarla en nuestro día a día. Si no os suena el concepto – resumido de forma muy simplista –  busca reducir los desechos, reutilizar todo lo que podamos y reciclar aquello que no usamos.

En esta ocasión queremos hablaros de pequeños cambios hacia un consumo más responsable en nuestro lugar de trabajo o en la oficina. Estos cambios no implican grandes inversiones y que reducen de forma notable los residuos, y dentro de ellos el uso de plástico.

Puede que no tengas poder de decisión (o quizás sí) en lo que se usa en el global de la empresa en la que trabajas, pero puedes hacer algunos de estos cambios en tu sitio, y en el día a día e inspirar así a tus compañeros o al menos iniciar conversación. No subestimes lo que los pequeños gestos pueden hacer.

¿Te apetece saber cómo incorporar el zero waste en tu oficina?

Reservad un lugar para quien vaya en transporte sostenible.

Incluso en oficinas pequeñas se puede guardar un pequeño rincón para que aquellos que van a trabajar en bici, skate o patinete puedan «aparcar» dentro de ella.

Puede ser un lugar que no sea de tránsito o si es una oficina grande reservar una sala como parking y así incentivar que se use menos el coche, sobre todo en oficinas en el centro de la ciudad que tienen buena comunicación de carril bici, transporte público o metro en ciudades grandes.

Material de oficina ecólogico.

En muchas empresas está disponible material de oficina para que los empleados puedan reponer sus bolígrafos, lápices o demás cuando lo necesiten. Es la ocasión ideal para que se pueda apostar por bolígrafos personalizados ecológicos, lápices o portaminas e incluso – que los hay muy bonitos- fluorescentes de madera.

Si tu eres quien compra tu propio material porque el que pone la empresa es demasiado básico intenta seguir estos principios en la medida de lo posible. Si os soy sincera este es mi talón de aquiles, ya sabéis lo que me gusta la papelería y tener millones de bolígrafos diferentes.

Kit de bienvenida o merchandising zero waste

¿Por qué quedarnos en el material de oficina si podemos ir un poco más allá? Si estáis pensando en hacer un kit de bienvenida a nuevos compañeros, merchandising para cuando se envían entregables a clientes o simplemente para promocionarnos estos también pueden ser zero waste.

Uno de mis artículos favoritos son las tote bagsbolsas de algodón personalizadas: caben plegadas en cualquier bolsillo o bolso y así suelo usarlas en compras improvisadas. Otras opciones son USB de madera o metal, libretas de papel reciclado, o sets de cartón. Así no sólo serás una empresa comprometida con el medio ambiente sino que también difundirás tu filosofía a tus clientes, trabajadores y compañeros de oficina.

Contenedores de reciclaje.

Aunque parezca una cosa obvia y el reciclaje está bastante interiorizado en la conciencia de todos, el primer paso para reciclar en la oficina – y en casa- es tener disponible contenedores dedicados a cada tipo de residuo. Porque reciclar en casa no es sinónimo siempre de reciclar en todas partes, sobre todo si no te dan facilidades para ponerlo en práctica.

Estos contenedores en lugar visible y bien señalizados para qué son cada uno son un recordatorio permanente de que tenemos que hacerlo y puede ayudar a otros compañeros a iniciar ese camino.

Fomento de una cultura paperless.

Imprime sólo aquello que sea necesario y piensa ¿puedo presentarlo igualmente en una versión digital y evitar así imprimir? Un boceto rápido, una bonita presentación digital, firmar documentos o escanear puede hacerse ya desde un smartphone o un tablet sin pasar por el paso intermedio del papel.

Y en el caso de que necesites realmente imprimir usa el modo de tinta económico y doble cara para aprovechar realmente el papel. También podéis apostar por cartuchos de tinta que se rellenan en lugar de los de usar y tirar.

Evitad el uso de vasos de plástico, pajitas o platos desechables.

Si en vuestra oficina tenéis máquina de café o una zona de bebidas un objetivo alcanzable es eliminar todo plástico de un solo uso. En vez de usar vajilla desechable como vasos de plástico, palitos de plástico, pajitas o platos hacer que haya disponible una vajilla básica de cristal o cerámica.

También puede haber una zona para que los empleados puedan tener sus propias tazas de cerámica o esas tazas tan bonitas que hay ahora de llevar de bambú o de cristal. En nuestra oficina hay quien va a la cafetería con ellas y así evita que le den vasos de papel, o si tenéis máquinas vending podéis poner vuestro vaso ahí y marcar la opción café sin vaso. Todo pequeño gesto suma ¡no lo dudéis!.

Compra de productos a granel.

Si trabajáis en oficina con cocina puede que compréis café , té , azúcar o cualquier otra cosa en común varios compañeros o si os gusta algo específico en solitario.  Si se compran esos productos a granel se generarían menos envases desechables – solo pensad la diferencia entre una caja con 24 bolsitas individuales de té y su correspondiente funda de plástico versus comprarlo al peso-. Compraríais justo lo que vais a consumir y siempre tendríais un producto fresco y de calidad.

Si lo ponéis en envases de cristal herméticos con su etiqueta queda además bonito y ordenado. Más que millones de cajitas de té desparramadas por el armario o envases medio abiertos, eso seguro.

Uso de pilas recargables.

Si hay algo que se usa en nuestra oficina son pilas: solo los teclados y ratones inalámbricos hace que alguien necesite cambiarlas al menos una vez a la semana.

La opción más económica y que además es zero waste es no utilizar pilas de un solo uso sino recargables. Cuando se acaban solo hay que coger unas que estén cargadas y poner a cargar de nuevo las nuestras el tiempo justo para que estén listas para el siguiente compañero.

¡Esperamos que estas ideas os hayan sido útiles! ¿Ponéis en práctica alguna ya en vuestra oficina o lugar de trabajo?

[Total:1    Promedio:5/5]
Mostrar comentariosClose Comments

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.