Cuando hace unos meses contactaron con nosotras desde Sukhi (que significa feliz en nepalí), un proyecto social donde se venden alfombras artesanales, fue un flechazo instantaneo. Las alfombras que venden desde su tienda online son preciosas, de diseño muy cuidado y además están hechas por artesanas de Nepal, Turquia y Marruecos, y sin intermediarios, lo que permite que su precio no sea muy elevado.

Ahora la alfombra Shirisha de color blanco ocupa un lugar protagonista al pie de mi cama. La alfombra está realizada a mano con bolas de fieltro blanco y la lana es de gran calidad pues es 100% lana de Nueva Zelanda. Las alfombras se envían directamente desde el país donde se crean (la mia llego desde Nepal), por lo que el proceso desde que se compra hasta que llega a casa suele rondar un mes, aunque merece la pena la espera por tener una alfombra hecha a mano.

Sukhi realiza las alfombras por lotes para conseguir un precio competitivo para el usuario final, así que en su web encontrarás un contador (arriba a la izquierda, cerca del logo) para saber cuando se cerrará el lote que está en marcha ahora mismo.

¿Cuales son las ventajas de comprar alfombras artesanales?

La principal es sobre todo, apoyar este proyecto social. La artesana recibe un salario dos o tres veces mayor que el que se paga en la zona, pudiendo trabajar desde casa y proporcionar una educación para sus hijos. Además, en la etiqueta de la alfombra viene el nombre de la artesana para que puedas contactar con ella por correo electronico donde podrás darle las gracias por su fantástico trabajo.

Los materiales, como os comentabamos, son de gran calidad y además son no tóxicos y libres de alérgenos. Por ejemplo, en la alfombra como la nuestra de bolas de fieltro, sólo se usa un color por cada bola lo que hace que resistan el paso del tiempo. Otras empresas utilizan materiales de relleno y aunque en la foto no se note, al llegar a casa si que podemos ver la diferencia.  Las alfombras Beni Ouarain, por ejemplo, tienen el doble de nudos que las que se suelen vender a precios inferiores en otras tiendas online.

Además, las alfombras no son réplicas, si no que vienen directamente de las tribus que las elaboran. Todas sus alfombras pasan controles exhaustivos hasta llegar a nuestra casa.

¿Tenéis alguna alfombra artesanal en casa o tenéis pensado comprarla? Aprovechad para hacer un regalo de navidad perfecto :)

[Total:0    Promedio:0/5]
Mostrar comentariosClose Comments

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.